www.historiayleyenda.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Un tesoro enterrado : Historia de la explotación minera del carbón de piedra .

Los viejos tiempos - The old times | Historia de la locomotora | English - A buried treasure : History of the coal mining operation

>> Siguiente >>


Aparte de la contribución del acero , podemos demostrar cómo el , apenas conocido hace trescientos años, fue una de las fuentes supremas de energía y riqueza del mundo, y había contribuido a la revolución industrial y colocado a tres naciones (los Estados Unidos, la Gran Bretaña y Alemania) muy a la cabeza del resto del mundo, en posiciones que hacen que las conquistas por las armas aparezcan locales y mezquinas.

A lo largo del siglo XX pasó el tiempo en que el uso del carbón de piedra para producir fuerza motriz mediante su transformación en calor fue progresivamente reemplazado, en la actualidad es el petróleo . La Tierra tiene depósitos aún más grandes de energía que todos sus accesibles yacimientos de hulla y las necesidades de la Humanidad estimularan la invención hasta que estos depósitos sean utilizados .

Orígen del combustible del ferrocarril a vapor : foto de una mina de carbón de piedra y su quebrantador en Pennsylvania hacia 1920 .

Pero en el momento del reinado del ferrocarril a vapor , sin embargo, el carbón de piedra reinaba supremo, como había reinado por cerca de doscientos años. Era el que proveía principalmente la fuerza para mover la maquinaria universal, así como el acero proveía de material para dicha maquinaria Aun cuando la electricidad suministraba la fuerza motriz necesaria para efectuar trabajos mecánicos la hulla desempeñaba su papel en la producción de esta electricidad.

¿Qué es la hulla o carbón de piedra? : La respuesta no es tan sencilla como a un profano le podría parecer. Sabemos que la hulla es radiación solar enterrada, que es el fósil de enormes helechos arborescentes que absorbieron dicha radiación solar derramada sobre el mundo prehistórico, y que ahora nos devuelve dicha radiación en forma de fuego; pero esto no es bastante. Se han gastado grandes sumas de dinero para llegar a fijar en términos legales una definición precisa, sin haberlo conseguido, porque la expresión "carbón de piedra" se aplica a una gran variedad de substancias terrestres que pueden usarse como combustible. El carbón de piedra no tiene una composición química fija. Es una roca compuesta, principalmente, de carbono y formada a expensas de materia vegetal, capaz de quemarse como combustible , y que al arder produce calor y luz en diferentes proporciones.

La variada composición del carbón de piedra depende parcialmente del material de que ha sido formado, esto es, de la clase de vegetal de que procede y, parcialmente, de, dónde y cómo se ha formado, o sea, en qué condiciones de lugar, tiempo y presión se ha producido, así como de las influencias del calor y de los cambios químicos a que ha estado sometido. Esta gran variedad en la composición permite que el carbón de piedra 'pueda tener una extensa serie de aplicaciones, siendo ciertas cualidades del carbón de piedra las mejores para ciertos usos y otras cualidades para otros; de donde resulta que su excelencia en calidad no es una cosa absoluta, sino relativa, según el uso particular a que se trata de aplicar.

Las clasificaciones que se hacen de las diferentes suertes de dependen principalmente de la proporción de carbono que, respectivamente, contienen. Así, los combustibles de esta clase se colocan por su riqueza en carbono en la siguiente escala ascendente: leña , 50 por 100 de carbono; turba, 52 a 60 por 100 ; lignito y carbón pardo, de 55 a 65 por 100 ; hulla seca, de 75 a 80 por 100 ; hulla blanda o bituminosa, de 65 a 85 por 100 ; antracita, de 75 a 95 por 100. Sobre esta última sustancia se halla el grafito, que es casi carbono puro y que es incombustible. Estas diferentes clases de carbón mineral, cuya riqueza en carbono varía del 60 al 95 por 100, forman una serie de gradaciones imperceptibles, por las condiciones bajo las cuales se han formado, constituyendo el grupo central de la serie la hulla bituminosa o carbón blando, de que en Norte?América es tipo la hulla de Pittsburg.

Las substancias de la corteza terrestre que entran en la formación del carbón mineral : además del carbono, el carbón mineral contiene hidrógeno, oxígeno nitrógeno, azufre y otros componentes en pequeñas proporciones. El hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno decrecen a medida que aumenta la proporción de carbono. Los demás ingredientes forman las cenizas que el carbón deja al quemarse. Cuando estos últimos elementos, llamados fijos, forman una mezcla de materiales fácilmente fusibles, forman escoria al arder el carbón mineral.

Por supuesto, un yacimiento o lecho carbonífero no muestra inmediatamente todas estas diferentes clases de combustibles, tales como la turba, el lignito, la hulla, la antracita; pero la gradación puede advertirse considerando regiones extensas. En Montana, Estados Unidos , por ejemplo, el carbón mineral de la parte oriental de aquel Estado, donde las rocas son planas, pertenece al grupo del lignito; pero en la porción occidental, donde las rocas forman capas curvas que constituyen las Montañas Rocosas, el combustible mineral es de naturaleza bituminosa, es decir, forma hullas grasas. En la parte occidental de Pennsylvania, los carbones minerales no han estado sometidos en grado suficiente al calor y a la presión que se desarrolla cuando la corteza terrestre se arruga para formar carbones minerales de mayor grado que los bituminosos. Pero, en el nordeste de Pensilvana, las rocas han sido plegadas de un modo muy marcado, y el calor y la presión resultantes han eliminado parte de los gases que entran en la composición de dichas hullas grasas, y el resultado ha sido que las mismas rocas que contienen hulla grasa en el oeste de Pensilvana se encuentra que, al noroeste del mismo Estado, contienen antracita.

Es necesario hacer una investigación geológica de los yacimientos carboníferos existentes en el mundo, y tener en cuenta los varios tipos de vegetación que los han producido y que quedaron enterrados bajo condiciones diferentes, sujetos a mayores o menores presiones y a reacciones químicas más bien incidentales y locales que de carácter general, si hemos de clasificar debidamente las varias clases de carbón mineral.

Las cualidades de las varias clases de carbón mineral que se encuentran en el mundo :los lignitos se encuentran en cantidad considerable en las regiones occidentales y meridionales de los Estados Unidos, especialmente en las comarcas del Golfo, en Dakota del Norte y del Sur , en Montana y Washington. La hulla seca produce llama , ardiendo como una bujía, es brillante y suave, algunas veces se quiebra, produce parafina y es excelente para la obtención del gas del alumbrado. Se presenta a menudo en conjunción con la hulla grasa. Esta última varía mucho en su composición, presentando numerosas gradaciones, desde el carbón mineral pardo, por un lado, hasta la antracita o carbón duro, por otro. Es, sin embargo, la clase más usada para reducir agua a vapor y obtener gas y coke . El apelativo de bituminoso que se aplica a este carbón mineral se le ha dado porque algunas veces se ablanda y tiene efectivamente apariencia de betún, aunque no contiene nada de esta materia. Arde con facilidad, mientras que la antracita es muy difícil de encender, si bien da gran cantidad de calor cuando se quema. La antracita contiene tan poca cantidad de materias volátiles, que casi no produce humo. Es el más duro de todos estos combustibles, y, en muchos casos, el más brillante. Se rompe, resultando fracturas cuya superficie se semeja al interior de las conchas de los moluscos, y por eso se dice que tiene fractura concoidea.

Los yacimientos de carbón mineral, que se presentan en estratos horizontales de una maravillosa regularidad, muy pocas veces mezclados con casuales inclusiones de otra materia, varían mucho en espesor, desde dos centímetros o menos hasta 20 metros o más, y se hallan muchas veces cortados por fallas donde quedan rotos y parcialmente hundidos. Se encuentran asociados o rodeados de lechos de arenisca, caliza o pizarra; pero, de todos modos, donde se presentan, ellos son las rocas dominantes. El llamado sistema carbonífero, que corresponde a una de las edades geológicas en que se divide la historia de la Tierra, forma una inmensa banda en la corteza terrestre, salpicada aquí y allá con lechos, comparativamente reducidos, de carbón mineral. Por ejemplo, los más ricos estratos carboníferos en la Gran Bretaña, o sea, los de Gales del Sur, tienen 2.400 metros de espesor, pero el conjunto de las vetas de carbón que corren a través de estos depósitos sólo tienen 6o metros de espesor, o sea, un cuarentavo del total. Este es uno de los casos de yacimientos más ricos; pero el carbón mineral en alguna de sus formas se encuentra, en indicios, en terrenos donde se está formando actualmente en lagos, estuarios, pantanos y turberas, y en toda clase de terrenos geológicos, pasando por diversas edades desde el período silúrico , que marca en las lejanías del pasado el límite de su reconocible existencia. El carbón mineral se halla distribuido por todos los continentes, pero con irregularidad .

Los viejos tiempos - The old times | Historia de la locomotora

>> Siguiente >>